¿Cuándo preocuparse por la infertilidad? Es la inevitable pregunta que las parejas se hacen cuando el embarazo no llega. Los expertos dicen que una vez pasado el año o año y medio teniendo relaciones frecuentes es momento de consultar con un especialista. En ocasiones las parejas llegan a preocuparse antes de tiempo. Esta preocupación puede afectar negativamente a que se produzca la concepción.

La edad y la frecuencia de las relaciones

Para no caer en la preocupación temprana hay que tener en cuenta una serie de factores. La edad de la mujer es algo muy importante. Las mujeres de entre 20 y 29 años tienen más probabilidades de embarazo. De todas maneras hasta los 35 años es normal si una mujer tarda aproximadamente un año en quedarse embarazada. Cuando una mujer tiene más de 35, el número de óvulos con los que cuenta ha disminuido y son de peor calidad. En el caso del hombre, factores como los hábitos o el estrés también puede afectar a la calidad y número de espermatozoides que produce. Es por este motivo, que si una pareja en la que ambos son mayores de 35 no logra el embarazo durante los primeros seis meses se debe consultar con un médico.

Esta primera consulta no debe ser cuestión de alarma. Se trata de consultar con un ginecólogo que realizará pruebas a ambos miembros de la pareja. Así se podrá detectar si alguno de los miembros tiene algún problema para concebir. En muchas ocasiones esos “problemas” son de fácil solución. La mayoría de las veces es solo cuestión de seguir intentándolo unos meses más. No se debe evitar esta primera visita al médico por miedo a un caso de infertilidad más grave.

Mantener relaciones todos los días no aumenta las posibilidades de embarazo

En cuanto a la frecuencia de las relaciones sexuales hay que decir que los expertos enfatizan la importancia frecuencia de las relaciones sexuales. No es cuestión de obsesionarse con mantenerlas cada día. Según las investigaciones las relaciones cada dos o tres días optimizan la posibilidad de embarazo. La OMS recomienda que para elevar las posibilidades de tener un hijo, el tiempo óptimo de abstinencia es entre 2 y 7 días. Tener relaciones sexuales todos los días no es recomendable ya que reduce la calidad del semen.

También hay que tener en cuenta que las “relaciones programadas” con el fin de conseguir la concepción pueden ocasionar estrés en la pareja. La obsesión y el estrés actúan en su contra dificultando la concepción.

El mito de que la fertilidad masculina no tiene fecha de caducidad

Es cierto que el hombre disfruta de una fertilidad que se prolonga más que la de la mujer. Sin embargo esto no quiere decir que no se produzca infertilidad en los varones. La exposición a tóxicos, a la contaminación ambiental y otros factores, ha deteriorado la calidad del semen en la población masculina. Actualmente, se calcula que un 40% de los problemas de fertilidad tienen origen masculino. El otro 40% es atribuible a la mujer y el 20% restante se debe a motivos mixtos o desconocidos.

¿Cuándo preocuparse por la infertilidad?

Fundamental mantener la calma

Con esto nos referimos que el factor psicológico influye y agobiarse no ayuda. La infertilidad absoluta sólo ocurre en unas pocas situaciones específicas: las de mujeres con las trompas obstruidas o que no tienen útero u ovarios y hombres que no tienen espermatozoides en su eyaculado. Pero hasta en estos casos más extremos gracias a los avances en el campo de la reproducción asistida se puede lograr la concepción. Esto es posible mediante técnicas como la donación de óvulos y de semen.

Desde Blog Fertlidad recomendamos que evitéis la ansiedad y si veis que el embarazo deseado no llega, habléis con un médico. A veces con simplemente comprobar que no se tienen problemas de fertilidad se logra la tranquilidad propicia para concepción. Y si vuestro médico detecta que hay algún problema tampoco es cuestión de alarmarse ya que afortunadamente hoy en día la ciencia ayuda a la parejas con infertilidad a ser padres.

Más información en: Bebes y más, Diez mitos sobre la fertilidad, y Ser padres.

Imágenes: Shutterstock